photo oton40_zpsfeb4167b.gif



10/24
Últimos temas
» [Esmeralda Rossh] Una imagen vale más que mil palabras.
Sáb Nov 15, 2014 9:28 am por Pierre Rousseau

» Kashmir Eberhardt
Miér Ago 13, 2014 9:45 pm por Melilah Rose Knight

» Cortando lazos
Miér Ago 13, 2014 9:06 pm por Kashmir Eberhardt

» Me presento!!
Dom Ago 10, 2014 4:19 pm por Kashmir Eberhardt

» ¿Qué harías si...?
Sáb Ago 09, 2014 7:19 pm por Melilah Rose Knight

» ¡Bonificación diaria!
Sáb Ago 09, 2014 6:44 pm por James P.

» Registro de Avatar
Miér Ago 06, 2014 11:05 am por Kashmir Eberhardt

» Rasca y gana
Mar Ago 05, 2014 10:02 pm por Caesar

» — Normativa
Mar Ago 05, 2014 7:33 pm por Kashmir Eberhardt


(Libre) He preferido no salir

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

(Libre) He preferido no salir

Mensaje por Boris Dixon el Sáb Jun 21, 2014 11:04 pm

Sigo preguntándome si de verdad soy yo el que se encuentra dentro de este ajustado y ostentoso traje azul marino.

Observo mis cansados ojos azules en el gran espejo, mi rostro adolorido y traumado. Observo, también, el nudo perfectamente hecho en la corbata, y pienso –aferrándome a esa idea- que lo siguiente a realizar será lo que marque mi vida para siempre.

Pese a tener cinco maravillosos autos a mi disposición, decido asistir caminado, aun sabiendo que eso hubiese sido inmediatamente desaprobado por mi madre o hermano.

No lo entiendo, y tal vez muy dentro de mí, tampoco quiera hacerlo. Lo he comunicado con total naturalidad, y aun cuando no los he mirado a los ojos, he podido sentir como sus miradas se llenaban de orgullo, como el brillo muerto había vuelto a nacer.

Y no lo entiendo. No entiendo esta extraña sensación de creer que aquello era lo que todos habían esperado durante toda su vida, como si se tratasen de obsesionados espectadores cuyo sentido de vida era consumir hasta el último respiro sentados frente a un aparato que jamás respondería por mucho que le gritaran.

No entiendo esto de caminar por calles conocidas que ahora me parecen ajenas. No entiendo el miedo, el dolor, los nervios presentes en mi cabeza.

Tampoco entiendo porque repentinamente he decidido cambiar el rumbo. Ya no es la cafetería a la que me dirijo, si no que la fija ruta que seguía se ha desvanecido hasta convertirse en el sonido de mis pasos yendo hacia ningún lugar, irrumpiendo el silencio como el filo de una cuchilla que determina el final de una vida.

Recuerdo vagamente la conversación previa y algo en mí se quiebra. Quiero creer que es la culpa, que aquella molesta sensación ha terminado por devorar completamente mi consciencia y ya no queda nada por lo que deba arrepentirme, nada a lo que le deba las horas de sueño perdido, o la constante molestia en el pecho, en la cabeza, en los oídos.

Termino sentado en un sitio demasiado lejano al que debería estar. El viento sopla y agita las hojas de los pocos árboles que por allí se encuentran. Aflojo el nudo de la corbata y me dedico a observar las olas golpeando las rocas, dejando que mi mente divague por lugares en los que seguramente nunca estaré.

Siento como lentamente llegan a mí los recuerdos. Escucho la conversación previa, y por alguna razón, me resulta ajena. Reconozco mi voz, pero no la que responde. Quizá sea mi hermano, o un viejo amigo. Puede que solo sea mi mente recreando la voz del padre ausente al que nunca tendré la oportunidad de conocer.

- ¿La llamarás? –preguntó la voz. Grave, desconocida. No me encuentro en condiciones de reconocerla. Solo me escucho a mí respondiendo: -Sí, quizá lo haga.

La voz parece dudar un instante. Puedo sentir la lastima del semblante intangible. Quiero decirle que no se preocupe, que todo está bien, pero hay algo que me impide modificar los recuerdos, y no puedo identificar que es.

- ¿Y si no lo haces? –habla nuevamente. Me veo confundido, algo molesto. Parezco no tener idea de lo que tengo que responder. Me limito a decir: -Entonces volveré antes de las tres.

Sin embargo, son las tres con cincuenta y no estoy en casa. La voz debe estar sonriendo. Piensa que no debe contener mi frustración.

Creo que la frustración no existe, que es algo que su mente inventó. La cabeza me da vueltas, se repite la conversación.
No me doy cuenta cuando aparece alguien más, y no soy yo.
avatar
Boris Dixon
Vampiro Original
Vampiro Original

Mensajes : 11
Francos : 650
Fecha de inscripción : 05/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.